¡Bienvenidos!



Jóvenes llenos de sueños y hormonas, una guerra oculta a ojos del pueblo mágico, un hombre oscuro y resentido en busca de poder y una sociedad marcada por el elitismo y el miedo a lo diferente, conforman una mezcla a punto de explotar. ¿Tienes lo necesario para vivir en un tiempo como este y salir con vida? Demuestra que puedes resistir un Avada Kedavra.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Premios
El Staff
Morag
Fundadora - Afiliación
MP
Gwenog
Diseño - Afiliación
MP
Andrew
Admin General - Moder
MP
Abyzou
Admin Gral.- Moder
MP
Últimos temas
» Foto Del Anterior
Vie Abr 21, 2017 12:58 am por Abyzou Crimson

» Fuck, Hug, Date or Pass
Mar Mar 07, 2017 9:08 am por Andrew Black

» Imágenes para morirnos xD
Mar Mar 07, 2017 9:07 am por Andrew Black

» ABC de Harry Potter
Mar Mar 07, 2017 9:04 am por Andrew Black

» Ponle pareja al de arriba
Mar Mar 07, 2017 8:59 am por Andrew Black

» ¿Qué estas escuchando?
Mar Mar 07, 2017 8:58 am por Andrew Black

» A Calificar Parejas
Miér Feb 22, 2017 9:08 am por Chelsea M. Eedwoord

» Palabras encadenadas
Miér Feb 22, 2017 9:08 am por Chelsea M. Eedwoord

» ¿Qué haría tu pj si el de arriba le besase?
Miér Feb 22, 2017 9:06 am por Chelsea M. Eedwoord

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Vie Mar 13, 2015 7:51 pm.
Afiliados

Expectro Patronum
Créditos
Skin diseñado por Dashbelian. Por favor, no copies. Requiere un trabajo y copiar algo sin pedir permiso si quiera es lo más despreciable que hay. No seas despreciable. Desarrollado gracias a Pyrite Wolf. Avada Kedavra Foro de RPG está creado a partir del universo de JK Rowling y ambientado en la época de los merodeadores. La trama original y sus personajes predeterminados, además de diseño de imágenes y códigos de tablillas están hechos por el Staff del foro y sus respectivos dueños. Cualquier indicio de plagio de cualquiera de las cosas antes mencionadas será reportado de inmediato a Foroactivo. No copies, respeta el trabajo ajeno. Muchas Gracias.

No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por Abyzou Crimson el Mar Dic 20, 2016 9:09 pm

El aspecto de las mazmorras en esta ocasión era más lúgubre de lo normal, me encontraba caminando lentamente a través de estas, relajándome por el hecho de que todo estaba muy silencioso. Acababa de salir de mi sala común hecha un furia, había serpientes que por más de que eran de mi misma casa, a veces se merecían un maldito crucio en la cara. Una chica se había atrevido a tocar mi diario...grave error, la corriente eléctrica que le había dado era tal que la joven se había desmayado frente mío. Era un hechizo protector que le había puesto, por si alguien tenía manos un poco...inquietas, tales como la de esta idiota.

Tuve que ponerla en el sillón y modificar un poco su memoria para que se olvide del diario y de lo que había hecho, luego de eso decidí guardarlo en mi túnica e irme a dar una vuelta por ahí para distraer un poco la cabeza. La oscuridad de los pasillos era perfectos para mí, sentía como si me complementara con esa oscuridad. Simplemente me sentía en casa.

Cerré por unos segundos los ojos y me detuve, escuchaba a Azazel susurrándome y lo sentí moverse de manera protectora por dentro de mis ropas, como avisándome de que no estaba sola. Él era mi único compañero, el único que se preocupaba por mí.- Shhh tranquilo Azazel - dije susurrando en Pársel para que mi acompañante se calmara. - Iremos a la sección Prohibida, quieres? - volví a hablar, pero esta vez en lengua humana.

No termine de hablar que al segundo escuche un ruido a pocos metros de mí, en la esquina del pasillo. Mi cara se puso seria y dura, no tarde en sacar mi varita. Era de noche y no debía estar nadie despierto, más que los prefectos...no quería que me vieran, no mientras tenía  a Azazel dentro de mis ropas.

Me acerque con cautela hacia la esquina, con la varita preparada. Volví a escuchar un ruido, pero esta vez fue un insulto y de repente de la nada una figura surgió de la oscuridad y sin poder reaccionar debido a la cercanía del sujeto, este cayó sobre mí. - ¿¡¿Qué caraj..!?!?! -, no pude finalizar la frase, ambos terminamos en el suelo y nos pegamos un buen golpe contra el mármol.

Desde el suelo, agarrándome un poco la cabeza y levantando una vez más la varita apuntando a la figura que estaba sobre mi, dije con un tono venenoso y letal, - Desmaius! - grite,  sacando a la persona de encima mío.

Me levante y no tarde en notar que el chico era un Gryffindor, " Lo que me faltaba, un león" pensé rodando los ojos y acercándome al chico que se encontraba algo aturdido en el suelo.

- Acaso quieres que te maten o algo? ¿Quién eres y qué haces en territorio de serpientes, leoncito ? - hable en un tono algo burlón, mientras el joven se levantaba y yo lo ayudaba un poco a hacerlo.


Última edición por Abyzou Crimson el Jue Ene 05, 2017 1:06 am, editado 1 vez

_________________
Al poder se sube casi siempre de rodillas



los que suben de pie son los que tienen derecho a él.

Yo no me rio. Yo Sssiseo:
avatar
Abyzou Crimson

Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 18/02/2016
Localización : Probablemente en la Sección Prohibida.

Ver perfil de usuario http://avada-kedavra.forogratis.biz/t542-abyzou-h-crimson-id-doc

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por James C. Potter el Vie Dic 23, 2016 8:39 pm

Tomarse un respiro y descansar en la comodidad de la sala común no era la definición de "noche ideal" para James Potter. Cosa que sí le parecía adecuada a sus amigos, ni siquiera Sirius se encontraba con el animo o la disposición para seguirle pero ni siquiera la reticencia de sus camaradas podía mantenerlo encerrado. Él era demasiado inquieto, demasiado curioso... y estaba decidido, por todos los medios, a conocer cada rincón del castillo. Necesitaba, además, aquellas pociones fétidas que habían dejado, Sirius y él, ocultas en las mazmorras así que decidió lanzarse a una aventura en solitario para recuperarlas.

Armado con su varita y la capa de invisibilidad, James burló a los profesores de guardia y a los prefectos. Le resultó fácil colarse en las mazmorras pero no demasiado el atravesar los laberínticos pasillos, aún así consiguió dar con el sitio en el que él y su mejor amigo habían escondido de Slughorn la bolsa de artilugios que habían comprado en Zonko antes de arribar a Hogwarts. Y no contento con eso también había encontrado uno de los escondrijos favoritos de Peeves, ese en el que ese bichejo solía esconder todo cuanto le robaba a Filch, el nuevo celador, que por lo que tenía entendido no era mucho mayor que ellos... unos diez o quince años cuando mucho.
James pasó más de media hora admirando todo cuanto allí había. Desde jarrones gigantes, llenos de porquería, hasta petardos y muñecos humanoides... ¿de dónde diablos los había sacado ese maníaco?

Llenó su bolsa, ampliada en el interior, con unos cuantos petardos y baratijas pero no se marchó en seguida. Guardó la capa de invisibilidad en el bolsillo trasero de sus tejanos y trató de anotar, en un pergamino, el camino que había seguido hasta allí. Detallando los corredores y las paredes... haría mejor solo marcando. Líneas brillantes, puestas en los puntos correctos, pasarían desapercibidas para cualquiera... menos para quien supiese dónde y cómo buscar. Y eso hizo, por supuesto, arrastrando uno de esos horrendos maniquíes por lo que debía ser un brazo, aunque él no podía estar completamente seguro de que se trataba de eso.

Llevaba un buen tramo recorrido, ni siquiera llevaba la capa de invisibilidad porque estaba completamente seguro de que las mazmorras eran un lugar seguro. Ya había visto al prefecto de esa casa, sacándose los mocos en la entrada mientras la prefecta, situada en la otra punta, lo miraba con asco. La escena le había hecho tanta gracia que casi se había carcajeado, alertándolos a ambos. Se detuvo un instante, antes de cruzar hacia un nuevo pasillo, y colocó al maniquí sentado contra una de las paredes de roca. —Veamos... —Musitó, esbozando una sonrisa traviesa. ¡Acababa de ocurrírsele algo maravilloso! Le jugaría una pequeña bromita de nada a los prefectos de Slytherin. —Piertotum locomotor. —Susurró y el maniquí cobró vida, pero era demasiado lento y patoso. No podía culparlo, esas piernas gordas y deformes no debían servirle para mucho. Hizo que le siguiera todo el camino, tratando de no reírse al ver su fea figura deforme tratar de caminar por el suelo. Vale, debía admitir que daba algo de mal rollo... incluso a sabiendas que había sido él quien lo había hechizado.

En cierto punto aquél maniquí captó algo que él no, porque comenzó a correr hacia adelante y acabó abalanzándose sobre algo o más bien alguien. James no lo supo en primera estancia, así que apuntó con la varita hacia el suelo... solo por si acaso. Su maniquí salió disparado en aire y chocó estrepitosamente contra la pared de roca, ese alguien le había lanzado un Desmaius*. El hechizo aturdidor lo había dejado fuera de combate —fuese por su potencia o porque al chocar con la pared se hubo dislocado la cabeza—. Pero él no tuvo tiempo para eso, conocía demasiado bien el funcionamiento del castillo, ese sonido alertaría a prefectos y profesores. Tanto él como la gritona serpiente que tenía en frente estarían en problemas. Aunque, ahora que veía, ella se había acercado a gritonear al maniquí.... ciertamente había sido buena idea colocarle aquella bufanda.

Rió por lo bajo y se cruzó de brazos. —¿Territorio? ¿Serpientes? Si esto es una especie de chiste... no lo pillo. —Puede que ella no lo supiese, pero acababa de darle una información jugosísima: la sala común de Slytherin estaba muy cerca. Quizás en ese mismo pasillo. Tomó al maniquí por el brazo y arrugó la nariz, en efecto, lo había estropeado. —Qué maja eres, mira nada más. Él solo quería saludarte y tú le desgracias la vida. —Se lo echó al hombro y fingió golpearle la espalda, como si quisiera animarlo. Su intención era alejarse de ella, ni siquiera valía la pena tomarse en serio su amenaza. ¿Por qué tenían que ser tan molestas algunas niñas?  Ah, pero no pudo hacerlo, porque tan pronto como se giró escuchó un: "¿¡Quién demonios anda allí!? En cuanto te cojamos.... ¡Vas a estar en problemas!", pisadas por aquí. Otras por allá y lo más preocupante de todo: ¡Las luces de una varita provenientes del pasillo contiguo!

Tenía que pensar rápidamente, dejarla a la chica allí y salir pitando o arrastrarla con él. No le importaba que Slytherin perdiese puntos, tampoco le preocupaba que ella le delatase porque dudaba que debido a la oscuridad pudiese reconocerle. De todos modos... su maniquí había chocado con ella. Sí, ella había tenido una reacción desproporcionada —Y estúpida, de más está decir— pero le debía eso. —Ssht. Por aquí. —La cogió de la muñeca y tiró de ella hacia atrás, hacia el lugar del que había venido.
avatar
James C. Potter

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 17/12/2016
Localización : No en detención.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por Abyzou Crimson el Vie Dic 23, 2016 9:26 pm

Cuando me acerque lo suficiente a la supuesta persona en el suelo para ayudarlo a levantarse, me di cuenta que era un maldito maniquí. - Oh...mierda...- dije en voz baja y sentí a azazel moviéndose inquietamente por debajo de mis ropas, como avisándome de algo. Apretando mi varita y girándome de repente levantándola en el acto, me encontré con otra figura oscura que no pude ver con claridad. Pero esta me estaba hablando. - Aquí el único chiste es ese maniquí tuyo, agradece que no lo destruí por completo, enserio no tenías nada más original para asustar a alguien? puff novato... -le dije a la figura frente a mí con un aire burlón. Baje mi varita, pues la persona no se veía hostil por ahora.

El chico, o al menos eso parecía debido a su voz masculina, estaba quejándose de que su maldito maniquí había quedado destrozado, como si a mí me importara. - Por lo menos fue él y no tu...No deberías atacar a la gente así en el medio de la oscuridad, podrían pasar "accidentes" - hice énfasis en la última palabra. Y si hubiese tirado un puto avada en vez de un desmanius? Podría haberlo matado sino fuera por el maniquí o por mi "buena elección" de hechizo. Aunque no es tan difícil esconder un cadáver si hubiese pasado eso.

- A todos esto, ¿Quién demoni...-no pude terminar la frase ya que alguien nos había descubierto. Sentí una mano agarrándome y arrastrándome hacia el otro lado. Me tense al instante pero debido a mi instinto de supervivencia seguí corriendo hacia la oscuridad con aquel muchacho.

Los pasillos eran interminables pero había un lugar a donde podíamos ir. - Por aquí hay una habitación...Sígueme - Con una fuerza bastante bruta, le di un tirón al brazo del muchacho, casi haciendo que se caiga en el proceso. Y lo arrastre hasta una parte del pasillo donde había una puerta, la abrí y literalmente arroje al chico dentro de la habitación, para luego entrar yo y cerrarla con magia.

Me quede un rato viendo fijamente a la puerta, me acerque y apoye mi oído para ver si podía escuchar algo. Y si, pasos se aproximaban hacia nuestra ubicación. Me quede en silencio, lo único que se escuchaba era la respiración del chico de atrás.

Finalmente, luego de unos minutos, los pasos se alejaron, no sin antes lanzar una gran cantidad de groserías. - Nadie atrapa a Crimson, bastardo - susurre para mí misma.

Me aleje largando un suspiro y dirigiéndome a la oscuridad de la habitación para enfrentar al pendejo que me había tirado el maniquí. - Lumos - Mis ojos rojos brillaban un poco en la oscuridad en aquel momento y la punta de mi varita se ilumino hasta que por fin pude verle la cara...

_________________
Al poder se sube casi siempre de rodillas



los que suben de pie son los que tienen derecho a él.

Yo no me rio. Yo Sssiseo:
avatar
Abyzou Crimson

Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 18/02/2016
Localización : Probablemente en la Sección Prohibida.

Ver perfil de usuario http://avada-kedavra.forogratis.biz/t542-abyzou-h-crimson-id-doc

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por James C. Potter el Sáb Dic 24, 2016 12:49 am

Era obvio que la chica continuaría tratando de escupir su veneno, no esperaba nada menos de un Slytherin. Parecían estar todos traumatizados y faltos de amor, claro, ¿por qué otro motivo atacaban primero y preguntaban después? ¿Por qué de sus bocas no salía nunca nada inteligente o productivo? Ni siquiera algo amable. Eran todos raros... y las chicas no eran una excepción a esa regla. Seguro que eran peores, incluso las de su casa solían alocarse algunas veces por año y actuar como fieras enjaulabas. —Sí, por supuesto. Lo has entendido bien, este chico es un chiste. Quizás hubiese sido bueno, no lo sé, nos has interrumpido a mitad de camino y el canalla se ha puesto nervioso. —Indicó, restandole importancia a la 'agudeza' de la muchacha. Trató de no reírse, ¿en serio estaba tratando de amenazarlo de nuevo? —Sí, sí... por supuesto. Claro que sí, toda la razón. Toda la razón, por supuesto. —Respondió satíricamente. De ser él, no habría acabado volando por los aires. Habría lanzado un contrahechizo, era un buen duelista. Más que eso, incluso, confiaba bastante en sus habilidades. ¿Pero por qué iba a presumirlo? No era un Slytherin inseguro de sí mismo que tenía que autoproclamarse como el más malvado, oscuro y supuesto asesino a sangre fría que ante el primer pellizco, seguramente, saldría corriendo con el rabo entre las patas. Él no tenía que demostrarle nada a nadie... porque sabía quién era y lo que era capaz de hacer.

Y bien, ahora la llevaba a rastras por los pasillos. Era un poco difícil tener que tirar de alguien, mientras llevaba un horrible muñeco a cuestas, mientras huía... pero no había mucho que hacer. Así de disparatada era la vida cuando te llamabas James Potter, y eso estaba bien. Ella había tirado de él, en cierto momento, y le había hundido las uñas en el brazo. Aposta o no, escocía como el diablo pero él no iba a quejarse, estaba acostumbrado a notar uñas más afiladas. Por otro lado, casi le hace tirar el muñeco pero tampoco había sido para tanto, estaba solía forcejear con Sirius todo el tiempo, para medir fuerzas, y nunca quedaba mal parado. —Su amigo tampoco, eso sí—. La siguió sin chistar y se adentró, de mala gana, cuando ella le empujó. ¿Qué eran todas las mujeres de Slytherin tan podo delicadas?

Él no se quedó pegado a la puerta como un ratoncito asustadizo, se alejó de ella y colocó el maniquí tendido —cuan largo era— sobre el suelo. La escuchó murmurar a su espalda y giró el rostro, pero volvió a concentrarse en el muñeco tan pronto como se dio cuenta de que no estaba tratando de entablar conversación con él. ¿Qué esperaba? Era una Slytherin, ellos no hablaban. Lo que si escuchó claramente fue el hechizo que antecedió a la luz que iluminó tenuemente la estancia, lo que aprovechó para 'curar' a su buen amigo el maniquí con un reparo no verbal. Para entonces, ella le apuntaba el rostro con la varita. Algo bastante grosero y ofensivo, definitivamente carecía de educación. —Oye, oye... vas a dejarme ciego. —Se quejó él mientras apartaba, muy suavemente, la varita de su rostro. —Bueno... más de lo que estoy. —Por primera vez desde que se habían encontrado, reparó en su acompañante. Era una chica bonita y a simple vista parecía delicada —aunque no lo era, cosa que había comprobado desde el inicio.— pero no era su belleza lo que destacaba sino el inusual color de sus ojos... y de su cabello. A él le pareció un conejito, a uno que trataba de hacerse el rudo. —Contestando a tu amable y educada pregunta de antes: James Potter. Así es como me llaman por aquí. —Se sentó en el suelo, con la espalda pegada a la pared y contuvo un bostezo. —No tuve oportunidad de disculparme antes. El hechizo se salió de control y el muñeco acabó lanzándose sobre ti, supongo que te vio como una amenaza. Lo siento por eso, ¿te lastimó? —No sabía si ella sería capaz de relajarse, en cuanto a él... ni siquiera sentía que valía la pena discutir con ella. Ya tenía suficiente con que los pocos snobs que había en su casa estuviesen dándole la lata por perder puntos con la misma rapidez con la que los ganaba.
avatar
James C. Potter

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 17/12/2016
Localización : No en detención.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por Abyzou Crimson el Mar Ene 03, 2017 8:07 pm

El chico me ponía cada vez más de mal humor. Cuando la punta de mi varita se ilumino, la cara del Gryffindor (o al menos eso decían sus ropas) apareció justo enfrente a ella, haciendo que mí cuerpo se tensara por la cercanía del muchacho. Me aleje lo más rápido posible dando un paso para atrás unos segundos después de que el chico apartara mi varita de su rostro.

Me quede en un costado, colgada, pensando en un plan para salir de la habitación sin ser descubiertos. Pude notar que él me observo por unos minutos, seguramente mirando mi "demoniaco" aspecto. Luego de un rato de silencio, el chico decidió por fin decirme quién demonios era.
Un Potter...un Potter tenía que ser, si bien reconocía su apellido y lo problemáticos que solían ser los miembros de su familia, su cara...no me sonaba mucho. Aunque eso no era raro, teniendo en cuenta que yo no era una persona muy sociable y los Potter no tenían nada de espectacular como para captar mi interés...o al menos eso pensaría yo hasta cierto momento.

Levante la vista, mirándolo fijamente a los ojos mientras el chico se tiraba contra la pared, sentándose un poco. - Abyzou, Abyzou Crimson... - dije mi nombre con firmeza mientras seguía mirándolo, como si estuviera estudiándolo. Sus acciones, sus expresiones, etc etc. Era increíble lo mucho que se podía aprender de los demás seres humanos, era tan distintos entre sí...pero a la vez, tenían ciertos puntos de contacto en algún momento y eso era lo que más atraía mi atención.

Salí de mi trance cuando sentí a Azazel rozando una parte de mí que no debía rozar. Di un saltito y un siseo algo cómico, intente disimularlo cuando el chico me pregunto si estaba bien por lo de antes. - Solo fue un maniquí, nada peligroso, estoy bien - dije mientras intentaba controlar la respiración.
Azazel seguía moviéndose el muy maldito y el chico empezaba a darme una mirada algo extrañada pero antes de que pudiera decir algo, hablé - Estoy algo mareada, no cene esta noche - mentí con maestría actuando un poco mis “síntomas”, librándome de preguntas que no iba a responderle al Gryffindor.

Finalmente luego de una pequeña actuación, haciéndome la mareada frente a Potter, Azazel se movió a un lugar algo más cómodo para los dos, haciéndome largar un suspiro de tranquilidad.

Empecé a caminar por la pequeña habitación, tocando con mis dedos las paredes. Si hay algo que había aprendido de Hogwarts es que esta lleno de pasadizos, y habia descubierto unos cuantos a lo largo de mi estadia todos estos años. Seguramente esta habitación no era una excepción.

El bichito de la curiosidad me pico luego de unos minutos y mientras seguia explorando las paredes con mis uñas, palpando ciertas partes, gire un poco la cabeza hacia atrás para mirar al león una vez más.
- Por cierto Potter...¿Qué hacías despierto a estas horas? - pregunte suavemente, fingiendo una sonrisa.

_________________
Al poder se sube casi siempre de rodillas



los que suben de pie son los que tienen derecho a él.

Yo no me rio. Yo Sssiseo:
avatar
Abyzou Crimson

Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 18/02/2016
Localización : Probablemente en la Sección Prohibida.

Ver perfil de usuario http://avada-kedavra.forogratis.biz/t542-abyzou-h-crimson-id-doc

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por James C. Potter el Miér Ene 04, 2017 5:21 am

James permaneció impasible, sentado con la espalda completamente apoyada en el muro. Cuando se le miraba así daba la impresión de que era justo lo que se esperaba de un Potter: un muchacho tranquilo, relajado y amable... como habían sido todos los Potter antes de él. Sobretodo Fleamont, su padre, que era conocido por su tranquila forma de ser —Cuando no por sus habilidades de pocionista o caballero de los duelos—, también había sido un muchacho alguna vez. Y como todos se había metido en problemas pero nunca al nivel en el que lo hacía James, por eso aquellos que eran amigos del Sr. Potter se horrorizaban al conocer la reputación que el heredero del apellido se había forjado los últimos años en Hogwarts. Porque desde su primer año, James se había hecho conocido. El primer Potter en ser famoso antes de salir de la escuela y el segundo, después de su padre, en hacerse un nombre propio... aunque él, a diferencia del primero, lo había hecho en distintos aspectos. Aspectos que no a todos les parecían idóneos pero que a él no le molestaban en lo absoluto. Dejaba creer al resto lo que quisiesen creer de él, así todo le resultaba más divertido. Aunque aquello, sin que supiese, le cerraría —más adelante— unas puertas que trataría de abrir con todas sus fuerzas.

James notó la sombra del reconocimiento en los ojos escarlata de la chica que acababa de presentarse como Abyzou. No después de haberle visto... sino tras haber escuchado su nombre; pero si ella tenía o no una buena imagen de él, eso no podía saberlo. —No es una manera convencional para conocer a alguien pero... —Comenzó, con tono ligeramente burlón, mientras se encogía de hombros. —Es un gusto. —Culminó, esbozando una sonrisa. Asintió ante su siguiente respuesta y suspiró, mientras cruzaba las piernas. Estaba poniéndose cómodo, porque ahora mismo, no había modo de salir de aquella habitación sin ser descubiertos y, claramente, no estaba dispuesto a compartir su capa con ella. —Es bueno oírlo... no quería ser responsable de algún tipo de herida grave o.. —Se detuvo.
Había algo diferente en ella. Un gesto de incomodidad, un leve sonrojo y esa dificultad para respirar que a él le pareció un poco... extraña. De alguna forma se sintió avergonzado, sin saber porqué, así que fingió volver a concentrarse en el horrendo maniquí que les había hecho conocerse y, queriéndolo o no, había sido responsable de que ambos estuviese, ahora, en encerrados en algún aula de aquellas frías y laberínticas mazmorras.

El muchacho no preguntó nada en lo absoluto, aunque sí la miraba por el rabillo del ojo. Le preocupaba que, de pronto, la chica cayese al suelo víctima de una secuela tardía del incidente pasado. Sin embargo, ella habló. Contestó a una pregunta que él NO había formulado pero que lograba satisfacer, de alguna forma, sus dudas internas. La preocupación se le grabó en el rostro. —¿Es solo por no haber cenado? —Preguntó, frunciendo el ceño. Él se había saltado infinidad de desayunos, almuerzos y cenas, pero nunca se había sentido mareado o exhausto. ¿Eran las niñas tan delicadas o... aquél golpazo realmente la había dejado tocada? —¿Por qué... por qué no te sientas un rato? —Preguntó, limpiando de forma inconscientemente una porción del suelo... a su derecha. —Si estás mareada lo mejor es tomarte un respiro. Mira, dudo que alguno de ellos regrese por aquí. En cuanto haya pasado un rato seremos capaces de volver a nuestras habitaciones... o a cualquier otro sitio al que nos hayamos estado dirigiendo. —Le indicó, en parte para tranquilizarla pues asociaba la forma en la que se paseaba por la habitación con la ansiedad.

La pregunta de ella lo tomó por sorpresa, no hizo el intento de ocultarlo. Alzó las cejas y se le quedó mirando, con gesto anonadado, durante una fracción de segundo. No esperaba que la chica se interesase por algo como eso, pero de todos modos, agradecía no tener que pasar una media hora sentado en el suelo contando cuantas grietas tenía aquella maldita pared de enfrente. —Supongo que si te digo que me he perdido de camino a mi sala común no vas a creerme... —Comentó él, claramente divertido. Ella no parecía estar demasiado enterada de sus andanzas, pero él sabía a la perfección que hasta la persona más huraña del castillo conocía su nombre. Sabía que cuando James Potter, Sirius Black, Remus Lupin y Peter Pettigrew —aunque estos dos últimos no tanto— estaban metidos en algo... nunca terminaba bien para el resto. Además, ¿de qué valía mentirle si seguramente, por ser Slytherin, acabaría pensando mal de él de todas formas? —Digamos que dejé algo muy importante olvidado por aquí esta mañana. Tenía que recuperarlo antes de que alguien más lo cogiera así que... heme aquí. Encerrado con esta horrenda cosa... —Movió el maniquí con el dedo índice y luego se encogió de hombros. —Y contigo. Cosa que tampoco es del todo mala. ¿Y tú? ¿Estabas buscando algo de picar? —Preguntó, sonriendo juguetonamente. Como aquél infractor de normas que sabe reconocer a otro en el acto, seguro que ella tampoco tramaba nada bueno.
avatar
James C. Potter

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 17/12/2016
Localización : No en detención.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por Abyzou Crimson el Mar Ene 10, 2017 1:11 am

Agradecí a todo el Olimpo que en ese momento me encontraba dándole la espalda a Potter. Me tomo por sorpresa su preocupación, no me lo esperaba y mucho menos después de que casi le tiro un hechizo en la cara por haberme saltado con ese maniquí del demonio.
Puse mi mejor cara de inexpresividad y gire un poco la cabeza para ver al chico palpando al suelo, como haciendo señas para que me sentara junto a él. – Estoy bien…ya pasara – dije actuando un poco mi voz, fingiendo estar un poco dolorida. Solo lo hacía para no levantar ninguna sospecha de que tenía a una serpiente bastante grandecita dentro de mi túnica, moviéndose contantemente para mi mala fortuna. “¡Maldita sea Azazel quédate quieto mierda!” pensé mordiéndome ligeramente el labio cuando volví a sentirlo moverse un poco, dando un pequeño temblor debido a que el desgraciado estaba dándome cosquillas, y hacia lo posible por no sacarme de quicio frente al Gryffindor.

Me olvide completamente del asunto de Azazel cuando escuche a Potter hablando del motivo de su escapada nocturna, lo escuche atentamente, dándome media vuelta hacia el mientras lo miraba fijamente con algo de curiosidad oculta en mis ojos.
¿Un objeto había dicho? ¿Algo que nadie más puede ver? Tsk Tsk que estas ocultando pequeño león?. La curiosidad de Abyzou por el muchacho creció derepente, y sintió un gran deseo de saber lo que estaba escondiendo y porque ese objeto era tan importante que nadie más podía verlo. “Algo relacionado con magia oscura tal vez?...Nah, un Gryffindor metiéndose en ese ambiente? Sería algo…raro de ver, pero no imposible” la jovencita se hablaba mentalmente mientras una sonrisa algo oscura se extendía por su delicado rostro, como si fuese el gato de Cheshire. Su sonrisa no combinaba para nada con su aspecto angelical y Aby volvió a darse la vuelta escondiendo su sonrisa del león, ella seguía palpando las paredes.

“…Podría leer su mente…” Por un momento pensé el usar la legeremancia sobre el chico para saber que ocultaba, pero eso sería muy, MUY imprudente de mi parte. La última vez me había animado a usarlo sobre aquel chico rata solo por el hecho de que era más que obvio que era tan cobarde que no iba a decir absolutamente ninguna palabra…Pero el Potter tenia pinta de ser duro de pelar y aún estaba aprendiendo a usar la legeremancia, tal vez él pueda sentir cuando me meta en su mente y eso sería bastante desafortunado para mi…y más sabiendo que el estúpido del director era un defensor de “Inocentes Gryffindors”. Aún así, todos en el colegio pensaban que yo no soy capaz de matar ni a una mosca, que soy una persona buena y "pura de corazón", tengo la tapadera perfecta ya que con eso nadie jamás sospecharía de mí, pero, aun así…no sería muy buena idea meterme tan a fondo con el chico en particular por el cual Mcgonagall y Dumbledore tenían cierto…apego y más yo siendo de la casa de las serpientes. O al menos, solo por esta ocasión ignoraría la mente del muchacho. En un futuro decidiré como puedo usarlo de alguna manera para mi beneficio, solo tenía que esperar el momento perfecto para morderlo. Tal vez cuando domine un poco mejor la Legeremancia, practicando e intentando que sea más imperceptible, asi no correría riesgos estupidos que pusiera en riesgo mi imagen, pero siempre tenía como ultimo recurso el obliviate si llegaba a cagarla.

Era increíble como Abyzou se había puesto así solo porque el muchacho le había dicho que “perdió algo que nadie más puede coger”, pero así era ella, bastante paranoica y extremadamente curiosa cuando alguien le decía que había algo en particular que no se pudiera ver…ella iba y lo veía a fondo. Bueno, algo parecido había pasado con la sección Prohibida de la biblioteca. En su primer año, una de las primeras cosas que le habían dicho que estaba prohibido hacer era meterse en la esa sección de la biblioteca…Adivinen quien fue la primera persona que en su apenas segunda noche en Hogwarts fue a la a la sección prohibida durante la noche? Sep, cierta serpiente albina que desconoce el significado de la palabra PROHIBIDO…pero más bien, en realidad solo ignoraba la palabra por completo, como si no tuviese ningún significado para ella. Abyzou nunca había sido alguien a la que le gustaba obedecer o seguir las reglas.

La joven blanquecina salió de su trance cuando el chico le pregunto qué demonios hacia tan tarde despierta. Si hubiese sido otra persona seguramente habría respondido con un seco “Y a vos que mierda te importa?”, pero dado de que el Gryffindor le había contestado amablemente su pregunta, ella también lo hizo…obviamente mintiendo.

- Si, algo así. Tenía tanta hambre que se me antojo comer chocolate, iba a meterme en las cocinas – dije suavemente con una casi inexistente sonrisa en mi rostro. Jamás iba a decirle que demonios hacia despierta a estas hora. La exploración en la biblioteca va a tener que ser suspendida por ahora.

- Te ayudare a buscar este objeto en particular Potter – dije con algo de diversión en mi voz, lo más probable es que este objeto solo sea una estupidez sin valor, pero la sola posibilidad de que sea algo prohibido y que el Gryffindor trate de ocultar…era digno de mi atención. Espero que valga la pena y que no termine siendo un fiasco…Alguna toalla sucia o revistas...mmm que asco, mejor ni me lo imagino.

Por fin, di un toque suave sobre una losa oculta en la pared y con un ruido algo extraño, una puerta se abrió en el medio en la que se destacaba la oscuridad de lo que parecía un pasillo. Me gire hacia el Potter y con una sonrisa oscura hable en un susurro algo seductor…- No te separes de mi, leoncito...Los pasillos secretos en Hogwarts son algo...tramposos a veces. Vamos! Termine de hablar con un tono más aventurero y luego de eso, decidí adentrarme en la oscuridad, conjurando un lumos para iluminar un poco el estrecho pasillo, esperando a que el chico me seguiera para buscar su misterioso objeto.

Pero primero, debiamos llegar al final de ese pasillo oscuro...

_________________
Al poder se sube casi siempre de rodillas



los que suben de pie son los que tienen derecho a él.

Yo no me rio. Yo Sssiseo:
avatar
Abyzou Crimson

Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 18/02/2016
Localización : Probablemente en la Sección Prohibida.

Ver perfil de usuario http://avada-kedavra.forogratis.biz/t542-abyzou-h-crimson-id-doc

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por James C. Potter el Jue Ene 12, 2017 3:07 am

James no parecía demasiado convencido quizás se debía al hecho de que sus padres, desde pequeño, le habían inculcado la idea de siempre socorrer a una dama en apuros. Y esta regla aplicaba incluso si esa dama en cuestión era una Slytherin. O, tal vez, porque la palidez de la chica sugería fragilidad más que cualquier otra cosa aunque, probablemente, ese no era el caso.  —¿Estás segura? —Otra de las posibles razones era su sentido de la responsabilidad que estaba allí aún cuando él tendía a ignorarlo la mayor parte del tiempo. Mantuvo sus ojos, curiosos y avispados, sobre la muchacha. Parecía estar pasándola realmente mal, podía reconocer la incomodidad que trataba de ocultarle. ¿De verdad estaba tan mareada? Le hacía considerar la idea de desviarse de su camino hacia las cocinas para conseguir un tentempié para ella.

James permaneció en silencio mientras ella parecía perderse en la bruma de sus propios pensamientos. No iba a molestarla, de hecho, él mismo aprovecharía para decidir qué hacer con aquél muñeco. Llevarlo consigo o abandonarlo a su suerte. Después de un par de minutos decidió desenfundar la varita y apuntarle con ella, ¿por qué dejarlo tirado cuando había pasado tantos problemas junto con él? Ya hasta parecía ser el quinto miembro de los merodeadores, claro que ellos nunca le daban problemas. —Reducio. —Susurró calmadamente y observó como el horrendo muñeco de prácticas mutilado se reducía al tamaño de una Snitch dorada. Lo tomó, sin mucho cuidado, y se lo guardó en el bolsillo de la túnica. Para cuando hubo terminado, ella también parecía más despierta. Sus miradas se encontraron en el momento en el que ella explicó el motivo de sus visitas nocturnas al pasillo. James sonrió y asintió. —Comprendo lo que es eso, a veces me da la impresión de que no nos sirven lo suficiente durante la cena. —Comentó, animado, aunque realmente no se había tragado ni una sola palabra de lo que la chica había soltado. —Es muy amable por tu parte el querer ayudarme. —Respondió alzando la vista. Era él, ahora, quien estaba sorprendido de su amabilidad. —Pero lo cierto es que ya lo he recuperado. En mi camino de regreso me he encontrado con este pequeño y horrendo... muchacho y he decidido cogerlo también. Por otro lado, y si gustas, me ofrezco yo a acompañarte a las cocinas. Pensándolo bien tanta emoción me ha dado hambre. —Eso último no era del todo cierto, en la noche siempre le entraba hambre. Indiferentemente de si acababa o no de hacer algo emocionante.

El muro frente a la chica se abrió y James enarcó ambas cejas. Si bien conocía muchos de los secretos del castillo, no era consciente de todos ellos... eso siempre lo había sabido. Recordaría, sin embargo, avisarle a sus amigos de aquél sitio. No porque le sirviese de mucho —aunque era hablar pronto, pues aún no sabía a donde conducía—, sino porque sus fieles merodeadores debían estar al tanto de qué sitios eran seguros —y desconocidos para el resto— y cuales, como ese, no lo eran del todo. Sin rechistar se puso de pie y entró en el agujero justo después de ella. —Este león no se separa, de acuerdo. Lumos. —Susurró quedamente antes de que el pasadizo se cerrase a sus espaldas.

El lugar estaba completamente lleno de polvo y telarañas, por lo que James se atrevió a conjeturar que había pasado muchísimo tiempo desde la última vez que alguien utilizó ese pasadizo. Era angosto, demasiado, por lo que adelantar a la chica y dirigir él la marcha resultaba si bien no imposible sí bastante incómodo puesto que para hacerlo tendría que aplastarla un poco con su cuerpo y... no creía que ella se sintiese cómoda con el contacto ajeno. Él, de hecho, también prefería evitarlo. Así que simplemente siguió andando hasta que, delante de ellos, se encontró un muro sólido. —Prueba a empujarlo o... mira, deja que lo haga yo. —Se acercó a ella, bastante más de lo que le gustaría, para poder adelantarla. —Perdona. —Comentó mientras reptaba entre el cuerpo ajeno y la pared de piedra, hasta que después de un momento que le pareció eterno, consiguió llegar donde quería. Frente al muro. —Muy bien... —Empujó suavemente y este cedió bajo sus manos como su fuese tan pesado como un pergamino. Sacó la cabeza, con mucho cuidado y miró de un lado a otro. Habían salido en medio de un pasillo que parecía estar despejado aunque, en la lejanía, se observaba una lucecita inmovil, —claramente proveniente de una varita—. Había alguien al final del pasillo aunque no estaba moviéndose puesto que la oscilación de la luz era demasiado regular... ¿una respiración pausada quizás? —Sin moros en la costa. —Comentó y saliendo con cuidado, le tendió la mano para ayudarla a hacer lo mismo. Sus ojos, sin embargo, no abandonaron en ningún momento el lugar desde el que se veía la luz. Lo mejor era salir pitando lo antes posible, si él podía percatarse del lumos ajeno... aquella persona no tardaría en percatarse del suyo y el de su compañera.
avatar
James C. Potter

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 17/12/2016
Localización : No en detención.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por Abyzou Crimson el Sáb Feb 04, 2017 9:30 am

Bien por lo que parecía, el chico pensaba que mentía respecto a que me sentía bien, perfecto, se había tragado el cuento de que estaba enferma, y fingir que no me pasaba nada solo hizo que el chico cayera más en la trampa. Eso me dejo más tranquila, no sé qué demonios haría si llegara a descubrir que tengo una serpiente en mi túnica, el desgraciado de Azazel había dejado de moverse hace rato largo, tal vez se había quedado dormido.

El chico me siguió mientras nos adentrábamos en aquel túnel oscuro. Había muchas telarañas y cada tanto se me pegaba alguna que otra en la cara y no me dejaba ver bien– Malditas telarañas – susurraba mientras las removía de mi rostro para que ,luego de esto, llevarme la sorpresa de que había un muro justo delante de nosotros.
Me lo quede mirando y cuando estaba a punto de intentar “abrir el paso”, Potter se me adelantó, empujándome un poco para poder pasar por delante de mí. Eso no me gusto para nada…

Me tense completamente ante el tacto de su torso, y como si un basilisco me hubiese mirado directo a los ojos, mi cuerpo se puso rígido y duro como piedra, en ese momento juraba internamente que tenía unas enormes ganas de golpear en la cabeza con todas mis fuerzas al Gryffindor. Me mordí los labios, apaciguando el ataque de grima que me dio por un instante, mientras una suave voz en mi cabeza me repetía una y otra vez. “No lo hizo apropósito, cálmate”.

Respire profundo e intente relajarme, odiaba que me tocaran, lo odiaba profundamente, pero por el momento debía calmarme y no hacer nada estúpido. Ya suficiente con que estaba de mal humor porque resulta que el “secretito” del león ya había sido encontrando, maldición, tanta paranoia y emoción en vano. Y lo peor de todo es que mi visita a la biblioteca había quedado suspendida totalmente, ya que a Potter no se le ocurrió una mejor idea que acompañarme a la cocina, ya que “yo debería comer algo porque que me siento mal”. Eso me pasa por mentir, “cosecha lo que siembras”, eso dice siempre mi abuela cada vez que me mando alguna con los Muggles del pueblo y quiere regañarme, pero era preferible eso y mentir como una campeona a que descubrieran a mi bebe.

Bueno, mierda, mi suerte a veces apesta. Al menos no tenía ni un pelo de estúpida y siempre me salen bien los inventos para salvar mi pellejo. Potter comenzó a empujar la pared frente a nosotros y esta cedió, como si estuviese hecha de papel. Había unas luces a lo lejos del pasillo, seguramente pertenecían a los prefectos que no nos dejaban ni respirar. Mire hacia delante y observe por un rato la mano que el chico me ofrecía, no quería tocarlo, y menos después del casi estallido interno de ira y disgusto que me agarró antes.

Para mi suerte, las luces empezaron a aproximarse hacia nuestra ubicación y di un salto hacia delante, cayendo con gracia justo delante del joven y con una sonrisita lo mire y dije simplemente – Corre – seguido de eso, empecé a correr como alma que lleva el diablo. Siempre había sido una corredora muy veloz pero no quise alejarme mucho ya que no podía escuchar aún los pasos del león detrás de mí y no quería perderlo. Todavía deseaba saber más cosas de él, no iba a escaparme.

_________________
Al poder se sube casi siempre de rodillas



los que suben de pie son los que tienen derecho a él.

Yo no me rio. Yo Sssiseo:
avatar
Abyzou Crimson

Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 18/02/2016
Localización : Probablemente en la Sección Prohibida.

Ver perfil de usuario http://avada-kedavra.forogratis.biz/t542-abyzou-h-crimson-id-doc

Volver arriba Ir abajo

Re: No te cansas de cagarla siempre, Potter? [James C. Potter] (Flashback)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.